Intolerancia a la crítica: Luz Emilia Aguilar Zinser

Luz Emilia Aguilar Zinser me concedió una entrevista en relación a su reciente despido fulminante del periódico Excélsior, sobre el cual la única explicación que recibió fue que se debía a una “reestructurción”. Ella intuye se debe a otras causas: ” El gobierno de Peña Nieto, desde que entró, tomó una actitud de tomar las riendas yo pienso que en mi columna no hubo censura y se lo celebro a Víctor Torres.

Él no se enteró que me iban a correr y me da la impresión de que forma parte del contexto general en el que vivimos y que tuvo algo que ver con el Nevado de Toluca”.

6968447281_ae06df8d33_b

El contexto al que se refiere Luz Emilia es, por supuesto, la violencia hacia los periodistas que desde hace varios años existe en México, al grado en que actualmente es considerado el país más peligroso para ejercer el periodismo: “Les molesta mucho la crítica y han logrado callarla, matando a los periodistas en algunos lugares. Como ven que hay una gran impunidad en este silenciar, pues van avanzando y ya les molesta hasta una columna de teatro y les molesta que un ciudadano interponga un recurso legal para cuestionar una decisión presidencial […] Esta semana se anunció que la Suprema Corte de Justicia de la Nación pasaría a revisión el 28 de octubre, un amparo que yo promoví en contra de la decisión presidencial publicada mediante decreto de quitar al Nevado de Toluca su categoría de Parque Nacional. Ese cambio significa directamente la privatización del Nevado, legalizando actividades que lo deterioran. Me pareció que eso vulneraba mis derechos como ciudadana.

“Estamos en un momento en que ha cambiado el paradigma, han anulado por completo los derechos de las personas a muchas cosas, están por anular el derecho al agua, el derecho al medio ambiente y hay una acelerada venta de los recursos, explotación extrema, olvidándose del futuro y el compromiso con las generaciones futuras y no están siendo tolerantes con las personas que lo cuestionan

Se ha visto una enorme intolerancia y una actitud de mordaza como no la habíamos visto hace mucho en México. Estamos viviendo tiempos de desprecio por la memoria, desprecio por la actividad intelectual, desprecio por la complejidad de pensamiento y una absoluta irritación ante la crítica.

El papel de los medios

“Veía en ese periodismo [antes de los ochenta] la conciencia de que es una función pública la se cumple y que se genera una geografía imaginaria del país, ahí se expresa, se discuten y se legitiman realidades. Yo vi ese paso —entre el 85 y 2000— al negocio, donde lo que importa es el rating y vender. Ha habido un cambio muy negativo respecto a la libertad de expresión. Periódicos como Reforma, El norte, Mural, tenían varias planas dedicadas a la cultura, ahora, por ejemplo Mural ya no tienen ninguna cuando en Guadalajara hay muchísima actividad teatral, es un lugar idóneo para el teatro mexicano.

“Hay que hacer ruido, no hay que permitir la censura y al mismo tiempo hay que imaginar otras plataformas donde podamos hablar. En mis últimos artículos he venido diciendo que la política que se vive en México es de exterminio, he dicho cosas muy duras.

(Ver Sangre, impunidad, silencio, despojo y teatro).

Yo pienso que fue pasando porque no lo leían en virtud de que es una sección cultural. Sabía con cada artículo que podían censurarme, pero no me iba a callar. No voy a comprar cualquier bronca y abrir fuegos por todos lados, pero hay broncas que me son muy importantes como las ambientales y los derechos humanos y no me pienso callar sobre eso. Hay que ir buscando los foros donde uno lo pueda expresar.

Veo que se está imponiendo una transición entre los soportes impresos —que todavía tienen su gran peso— y otros soportes. La realidad nos exige aprender a manejarlos y trabajar con ellos.

La comunidad teatral

“Se tienen que buscar en el teatro figuraciones y construcciones de significado que sean pertinentes a una perpectiva amplia de nuestra realidad y el teatro, en ese sentido, es inevitablemente político” LEAZ

Para la comunidad teatral es una pérdida innegable ya que era uno de los pocos espacios, no solo de crítica teatral, sino de cultura importantes en el país. Ya en Redes sociales circula una petición a Olegario Vázquez Raña, director del periódico Excélsior para pedir ” la restitución inmediata de la columna de Luz Emilia Aguilar Zinser”, además de interminables muestras de afecto y respeto que se ha expresados por estos medios.

Luz Emilia explica su necesidad de hacer público su despido: “Me parece que es importante que se sepa a qué grado se está cerrando el círculo de la intolerancia y lo que hay que hacer es manifestarnos y al mismo tiempo inventarnos otros espacios de comunicación y seguir escribiendo y trabajando.

“Me alegra que en medio de toda esta oscuridad que estamos viviendo, también se ve la voluntad y el impulso de crear más comunidad entre las personas que deseamos un país digno y que eso es lo que puede generar contrapesos que le den esperanza a nuestro futuro”.

De canallas, teatro y poder fue la última columna de Luz Emilia Aguilar Zinser en el Excélsior, publicada el 22 de octubre de 2015, menos de una semana antes de la revisión del amparo por el Nevado de Toluca.

Deja una respuesta